sábado, 9 de noviembre de 2019

No me hallo en mi esencia.

No me hallo en mi esencia
lejos de tu corpórea dulzura
ausente de tu presencia
rozando una nueva locura.

No aprovecho nada mi tiempo
si no se gasta a tu lado
se descompone lo que tengo
fuera de ti, en mil pedazos.

No respiro el aire que exalas
sabiéndome mal esta agua
bebiendo en riberas falsas
lejos del frescor de tu sombra.

No puedo  seguir viviendo
apartado de tus anaranjados
atardeceres fieles y eternos
que no ven mis duendes alados.

Dónde voy si no te tengo?
Si no puedo sentir tus manos
Por qué se lleva este viento
el último abrazo que nos damos?

Recuerdo tu último beso
entre sombra y luz atrapados
los restos de mí quedaron presos
de tu poder y tu encanto

Adiós paisajes míos.
Adiós atardecer en el campo.
Quedaré paciente en mi sitio
a que vuelva el destino
de nuevo, encontrarnos.

martes, 5 de noviembre de 2019

Otoño sin lluvia


Otoño sin lluvia
marchitan mis recuerdos
y voy despacio muriendo
en ausencia de tu imagen.

Seco, todo está seco
mi corazón se oxida
late agotado y chirría
por no sentir tu esencia.

Dónde encuentro mi vida?
Dónde mi  nueva energía?
Dónde está mi verde?
Dónde el agua de tus riberas?

No llueve y me mata
el seco escozor de tu ausencia
mueren en el pasto seco
los recuerdos de otro otoño

Duele

Duele este otoño gris
lejos de tus riberas
viviendo mi tormenta
en distancia equidistante de tu presencia.
Duele extrañamente no olerte
ni dejarme caer en tu mirada
duele no tenerte en mi agua clara
aún físicamente lejos de mi centro.
Estás más cerca que nunca
y aunque vago tengo el recuerdo
de tus planicies y llanuras
no dejo ni un momento
de pensarte y sufrirte.
Aún lejos, te guardo en mí.
Aún no asistiendo a tus colores
ilumino de azul y verde mi esperanza.
No temas si vuelvo
a encontrarme frente a frente.
Déjame sentirte y amarte
por si después de vivirte
no vuelvo a buscarte
por si la vida decide
presentarme a la muerte
y me voy definitivo al gris eterno ausente.

jueves, 26 de septiembre de 2019

Si yo supiera.

Si yo supiera con certeza
que mis palabras aliviaran
en algo tus pesares.
Estaría todo el día recitándole
a tu alma mis cantares.

Si yo supiera con garantía de acierto
que mis versos en algo te recompensaran
me andaría presto en ello
y mis estrofas te regalaba.

Ay, si yo lo supiera!
que mis palabras te fueran mágicas
saldría pronto corriendo
para a tu lado llevarlas.

Ay, si yo lo supiera!
como te emocionaran
si penetraran hasta tus huesos
y encalaran tu alma.

Ay, si yo lo supiera!
si supiera cierto que las desearas
No existiría ni tiempo ni espacio
que me impidiera cantártelas.

Si yo supiera a ciencia cierta
que te alivian mis palabras
ocuparía mi vida entera, mi niña,
escribiendo en tus miradas.

Que me saben a miel eterna
y en el alma se me clavan
Ay, si fuera cierto!
que mueres por mis palabras.

sábado, 7 de septiembre de 2019

Te siento.

Te siento
en cada respirar profundo 
que me guarda la mañana fresca
aroma a eucaliptos y romero
lavanda, pinos y jaras.
Te siento
en cada respirar profundo
de la tierra empapada
primeras lluvias, tormentas
pastos mojados y cañas.
Te siento
en cada repirar profundo
del bosque, verde oscuro
primeros rayos de luz
aromas que me trae el alba.
Te siento
en cada respirar profundo
lleno mis pulmones se vida
mi corazón se va contigo
mi alma ya no es mi alma.
Te siento
en cada respirar profundo
me paro en el camino
azul y verde eterno
que me guían y me hablan.
Vienes en el aire fresco
en el susurro del agua
arroyo claro y limpio
quédate, no te vayas!
Regálame otro segundo
de tu divina Gracia.

lunes, 26 de agosto de 2019

El aroma de tu gracia.

Aroma a menta fresca
nacidas de tus riberas
me saben tus besos verdes
que en mis sueños descansan.

Pasos que yo sigo
en mis mundos, en la distancia
caminos que a tí me lleven
senderos hasta tu gracia.

Sombras frescas y flores
adornaban tu fachada
casa vieja con arcos
donde viajan mis aladas.

Mariposas de colores
dueñas de mi alma
llevan mi corazón abierto
hasta tu dulce morada.

Fresca aroma a menta
en mis entrañas plantada
esperando tu regreso
esperando que la besaras.

Tardes de verano frescas
agüita que alivia mi cara
tormentas de cielo espeso
alivio para mi alma.

Ya respiro tu presencia
estoy, de nuevo, en calma
ya respiro tus aires y tu gracia
aromas de menta fresca me llaman.

No es tarde para besarse
te espero en mi cama
no tardes con tu aroma fresco
a despertarme mañana.

En mis sueños.


En mis sueños te beso
sin tus labios poder alcanzarte
Te miro a los ojos
pero están de los míos distantes.
Te quiero tocar la espalda
pero no puedo tocarte.
En mis sueños
te tengo muy cerca
pero no consigo alcanzarte.
En mis sueños
oigo al cielo susurrarme
tu nombre por la tarde.
En mis sueños
yo te veo
pero no puedo mirarte.
En mis sueños
sufro y muero
por no poder acariciarte.
En mis sueños
pinto con verde la llave
que abra tu corazón, de nuevo
y puedas, a mí lado, despertarte.